Tuesday, 9 August 2011

Tesoros del Mar

Pero a mí nada me entusiasmaba tanto como el mar, y dominado por este deseo, me negaba a acatar la voluntad, las órdenes, más bien, de mi padre y a escuchar las súplicas y ruegos de mi madre y mis amigos. Parecía que hubiese algo de fatalidad en aquella propensión natural que me encaminaba a la vida de sufrimientos y miserias que habría de llevar.

 
Tesoros del Mar
Tesoros del Mar
Tesoros del Mar
Tesoros del Mar
Tesoros del Mar
Tesoros del Mar
Tesoros del Mar
Tesoros del Mar
Tesoros del Mar
Tesoros del Mar

0 comments:

Post a Comment